Astigmatismo:

 

Qué es

El astigmatismo es un defecto en la curvatura de la córnea, que impide el enfoque claro de los objetos cercanos y lejanos. Esto se debe a que la córnea, en vez de ser redonda, se achata por los polos y aparecen distintos radios de curvatura en cada uno de los ejes principales.

Por ello, cuando la luz incide a través de la córnea, se obtienen imágenes distorsionadas que afectan a la visión de cerca y de lejos.

Causas

La causa fundamental de esta anomalía es hereditaria, aunque en algunos casos se puede producir después de un trasplante de córnea o de realizar una cirugía de cataratas.

Síntomas

La sintomatología más frecuente es la percepción de las imágenes distorsionadas. Sin embargo, a menudo puede causar dolores de cabeza o molestias oculares.

Además, dependiendo de la edad, de la cantidad y del tipo de astigmatismo los síntomas pueden ser distintos, e incluso, no afectar a la visión.

Prevención

Dado las causas que provocan su aparición, el astigmatismo no se puede prevenir.

Tipos

Este defecto de la visión se puede clasificar en:

  • Astigmatismo simple: Aparece en un solo eje.
  • Astigmatismo compuesto: Además de afectar a un eje se asocia a la miopía o la hipermetropía.
  • Astigmatismo mixto: Cuando un eje se enfoca delante de la retina (miópico) y otro detrás de la retina (hipermetrópico).

Diagnóstico

El astigmatismo puede detectarse a partir de un examen oftalmológico que incluye una prueba de refracción.

Si al paciente, ya sea niño o adulto, no se le puede realizar la prueba de refracción estándar el especialista puede solicitar una oftalmoscopia, prueba que mide la refracción a través de la luz reflejada.