Glaucoma:

 

Qué es

El glaucoma es una enfermedad degenerativa causada por el aumento de la presión dentro del ojo (tensión ocular). El ojo contiene en su interior un líquido parecido el agua que se renueva constantemente, pero si falla el sistema de drenaje, la presión intraocular aumenta y puede dañar el nervio óptico.

Causas

Se desconocen las causas que producen esta enfermedad, aunque en ocasiones puede afectar a varios miembros de una familia. Por eso, si se tienen antecedentes familiares, es aconsejable acudir al oftalmólogo con regularidad.

Síntomas

Al principio, el incremento de la presión ocular no produce ningún síntoma. Las manifestaciones posteriores pueden incluir una disminución del campo visual periférico, ligeros dolores de cabeza y sutiles trastornos visuales, como ver halos alrededor de la luz eléctrica o tener dificultad para adaptarse a la oscuridad.

Prevención

Como el glaucoma puede pasar desapercibido durante sus primeros estadios, someterse a revisiones periódicas con la medición de la presión intraocular es la forma más eficaz de detectarlo y frenar su avance.

Tipos

Según la apertura del arco iridocorneal

El ángulo iridocorneal es aquel formado por la raíz del iris y la córnea. Cuando se detecta un glaucoma puede provocar que el arco esté:

  • Abierto: También se conoce como glaucoma crónico simple. Produce pérdida progresiva de la visión, así como presión en el ojo.
  • Cerrado: Conocido como glaucoma agudo. Provoca el enrojecimiento del ojo y mucho dolor, tanto en el ojo como en la cabeza. A veces causa náuseas y vómitos.

Según su origen

  • Glaucoma primario: Es otra forma de denominar al glaucoma abierto. No se suele conocer su causa.
  • Glaucoma secundario: Son aquellos que se producen por una causa conocida, como un fármaco o enfermedades como la uveítis (infección de la capa media del ojo) o la diabetes.

Según el momento de aparición

  • Congénito: Aparece desde el nacimiento por causas hereditarias.
  • Infantil: Antes de los tres años.
  • Juvenil: A partir de los tres años.
  • Adulto.

 

Diagnóstico

A través de la medición de la presión intraocular (tonometría), una prueba indolora que se realiza en pocos minutos, se puede sospechar de la existencia de la patología. Las personas con glaucoma presentan una elevación anormal en la presión intraocular. Sin embargo, no todas las personas con tensión intraocular elevada tienen glaucoma, se trata sólo de un factor de riesgo de la patología.