Hipermetropia:

 

Qué es

La hipermetropía es un defecto del ojo en la que éste es más pequeño de lo normal. El ojo hipermétrope es el que, en reposo, forma las imágenes detrás de la retina, por lo tanto la imagen que llega y que recibe el cerebro es borrosa.

Causas

La hipermetropía es principalmente hereditaria. La mayoría de los niños padecen esta patología desde que nacen, aunque sin los síntomas de la visión borrosa. Generalmente, conforme se desarrollan los ojos, la hipermetropía va disminuyendo y desaparece por completo durante la adolescencia.

Síntomas

El síntoma más claro es el de la visión borrosa a cortas distancias. Es un problema muy corriente en los niños ya que a esas edades, el ojo aún no está del todo desarrollado. Un adulto con una hipermetropía muy alta verá las cosas muy borrosas, especialmente los objetos cercanos.

Prevención

Según la Academia Americana de Oftalmología, no existen suficientes estudios que demuestren que existe una forma de prevenir la hipermetropía, ya sea por ejercicios oculares o vitaminas.

Tipos

Esta patología no tiene ningún tipo asociado.

Diagnóstico

Puede resultar difícil para los padres diagnosticar este trastorno en sus hijos, por lo que las revisiones periódicas son fundamentales. Sin embargo, los padres pueden observar si sus hijos se acercan mucho a los objetos. En ese caso es necesario que acudan al oftalmólogo.

El especialista suele realizar un examen con un retinoscopio para comprobar cómo se refleja la luz en la retina. También es frecuente el uso de un foróptero para medir la cantidad de errores de refracción en los ojos.